Subastas de sueños desechos en remate de casas en EEUU | Reuters

CHICAGO (Reuters) – La casa de siete habitaciones y tres baños en el barrio West Garfield Park de esta ciudad fue en algún momento para alguien el “Sueño Americano”.

Pero en una subasta reciente de 100 viviendas y departamentos ejecutados por incumplimiento del pago hipotecario, apareció sólo como la Propiedad Número 20 -y no recibió ofertas de un salón repleto de compradores, pese a su bajo precio base de remate-.

“¿Alguien interesado en esta casa en 7.000 dólares?”, preguntó a la gente la subastadora Renee Jones. “Si a nadie le interesa, vamos con la próxima”.

Llenos de abultados portafolios de propiedades ejecutadas y sin vender por la crisis de la vivienda en Estados Unidos, los prestamistas y los constructores del país están acudiendo a subastadores profesionales para que los ayuden a salir rápidamente de viviendas que no desean tener.

La pregunta sigue abierta para determinar si las subastas indican que el mercado inmobiliario estadounidense se recupera o permanece en cuidados intensivos.

Pero las rápidas ventas bajo el martillo de remate -usualmente el último recurso después que fracasan todos los esfuerzos por vender una propiedad- están en aumento en todo Estados Unidos, suministrando una colorida faceta de la actividad dentro de una economía debilitada que necesita todo el vigor que se pueda generar.

“En los últimos dos años, hemos visto progresivamente más y más de esto”, dijo Chris Longly, el subdirector ejecutivo de la Asociación Nacional de Subastadores. “Es una señal de los tiempos”.

Datos sólidos sobre el número de ejecuciones de viviendas que están siendo vendidas en subastas son difíciles de obtener. “El mercado de ejecuciones está en pleno movimiento ahora mismo”, dijo Dave Webb de Hudson & Marshall, uno de los más grandes subastadores del mercado.

Hudson & Marshall y sus rivales dicen que se preparan para más subastas en los meses próximos, convencidos de que una moratoria en las ejecuciones emitida a principios de este año sólo pospone lo que consideran que es una avalancha inevitable de nuevas reposiciones.

“Las ejecuciones van a explotar nuevamente”, dijo Webb.

LOS SUEÑOS BAJO EL MARTILLO

La cadencia y el ritmo de las subastas, y las excelentes transacciones que muchos compradores obtienen de ellas, hacen de esos eventos un espectáculo emocionante -y ayudan a olvidar las penas que yacen detrás de cada persona forzada a salir de su propiedad-, en un país donde ser dueño de una vivienda equivale con frecuencia a alcanzar el “Sueño Americano”.

Durante la semana del evento en Chicago, Jones logró ofrecer 100 propiedades en oferta en menos de dos horas.

Cuando una casa no capta de inmediato el interés de los compradores o no alcanza el precio mínimo solicitado, Jones, armada con su martillo, no pierde tiempo y sigue adelante.

Kendi Kiogora, una compradora de 28 años en busca de su primera vivienda, dijo que pensó que “había ganado a lotería” cuando adquirió un departamento de una habitación y un baño en el moderno y costoso sector South Loop de Chicago, con estacionamiento y una agradable vista, por sólo 105.000 dólares, 62.000 dólares menos de su último precio en la lista.

Los agentes de bienes raíces profesionales que asistieron a la subasta expresaron menos entusiasmo.

Antonette Taylor, una agente de una firma corredora que planea comenzar su programa de subastas en los próximos meses, dijo que los precios bajos -la mayoría rematados con 30 a 50 por ciento por debajo del último descuento en la lista de precios- “me causaron cierta desazón para mis vendedores”.

Otra señal problemática: los compradores se abstuvieron de presentar ofertas sobre casi la mitad de las propiedades ofrecidas en Chicago y en el evento se escucharon menos de 100 ofertas, pese a que participaron algunos compradores a través de internet.

“Ha sido un día difícil”, dijo Tom Atkins de Zetabid, la compañía que realizó la subasta. “Hubo una propiedad en 1.000 dólares y nadie ofreció comprarla. Uno pensaría que sería una buena compra para arrendarla por 600 dólares”.

Entre los inversores estuvo Thomas Smith, de 48 años, quien pagó 16.000 dólares por una casa de cinco habitaciones y tres baños en Englewood, conocido como un violento vecindario del sur de Chicago.

Pero Smith piensa que si gasta 15.000 dólares en reparaciones tendrá una buena casa para rentarla “a gente que no le va muy bien. Ciertamente no trato de hacerme millonario con esto”.

Más tarde, cuando le llegó el turno del martillo a una casa de nueve habitaciones y cuatro baños que el jefe de David Kosak estuvo tratando de vender durante un año, la vivienda recibió apenas 15.000 dólares -menos de un tercio de su último precio de lista, pero una cifra que el subastador asistente de 23 años describió como “mejor de lo que hemos escuchado”.

Cuando se le preguntó si la actividad de las subastas podría ser una señal de que el mercado de propiedades está mejorando, Kosak no fue muy optimista.

“Si está mejorando, nosotros no lo estamos viendo”, dijo. “Sólo nos ocupamos de remates y cada vez hay más”.

Subastas de sueños desechos en remate de casas en EEUU | Reuters.

About these ads

2 comentarios to “Subastas de sueños desechos en remate de casas en EEUU | Reuters”

  1. 3590960 Says:

    Gracias por aceptarme y espero recibir mucha y buena información

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s