-España- La Prensa – Naturaleza del testaferro

León Núñez
leonn@ibw.com.ni

En nuestro país la figura del testaferro es legalmente válida. Su naturaleza jurídica es la de un mandatario sin representación. De conformidad con lo establecido en el primer párrafo del artículo 3331 de nuestro Código Civil, el mandatario puede en el ejercicio de su cargo contratar a su propio nombre (testaferro) o en el del mandante, y que si el mandatario contratare a su propio nombre no obliga respecto de terceros al mandante.

Por lo tanto, en nuestro derecho existe, A) el mandato sin representación, que algunos autores califican de representación indirecta y que en la doctrina francesa se llama de “testa ferros” o “prestanombres”, y B) el mandato con representación, calificado por la doctrina de representación directa. En este tipo de mandato el mandatario actúa en nombre y por cuenta del mandante.

A) El mandato sin representación. Para que el lector lego en derecho comprenda mejor la figura jurídica del “testaferro” —del mandatario sin representación, es decir, del que contrata a su propio nombre— vamos a poner un ejemplo. Juan quiere comprar un terreno a Pedro, su colindante, pero piensa, con mucha razón, que Pedro, habida cuenta de esta colindancia, se lo quiera vender a un precio exorbitante. Entonces Juan, con toda discreción, encarga a José (testaferro) para que a nombre propio compre el terreno a Pedro a precio justo, y que posteriormente le retransmita —le retransmita a Juan— el dominio del terreno comprado.

En el ejemplo expuesto, Pedro no se da cuenta que Juan es el que está detrás de esta operación, porque es con José con el que Pedro convino “en cosa y precio”, y además porque en la escritura de compra-venta José comparece por sí, sin decir que lo hace en nombre y representación de Juan.

B) El mandato con representación. En este caso —siguiendo el ejemplo del contrato de compraventa— si José compareciera comprándole a Pedro el terreno, en nombre y representación de Juan, José tendría que acreditar su representación con un poder especial o con un poder generalísimo que le habría otorgado Juan. Aquí Pedro se daría cuenta que a quien está vendiendo su terreno no es a José sino a Juan.

La diferencia entre ambos tipos de mandatos es que en el mandato sin representación el mandatario actúa por instrucciones de su mandante pero sin poder, mientras que en el mandato con representación el mandatario actúa con el poder que le otorgó el mandante.

La operación jurídica, contenida en el acápite A) es totalmente lícita, como también sería lícito el caso de que Juan encargara a José para que a su propio nombre compareciera ante notario a constituir con otras personas una sociedad anónima, y para que en el acto de su constitución suscriba y pague cien acciones comunes y nominativas de cinco córdobas cada una, en el entendido de que inmediatamente después de que dichas acciones hayan sido emitidas sean endosadas en propiedad por José a favor de Juan para después proceder a su inscripción en el correspondiente Libro de Registro de Acciones.

En estos casos no hay nada ilegal, pues no hay perjuicio a terceros ni se está persiguiendo una finalidad ilícita. Aún cuando alguien vea en estos casos actos simulados, no debemos olvidar que en nuestro derecho, al tenor de lo dispuesto en el artículo 2222 del Código Civil, la simulación es lícita si no perjudica a nadie ni tiene un fin ilícito.

Es evidente que José, el testaferro, no tendría ninguna responsabilidad penal si, por ejemplo, después de haberle cedido las acciones a Juan, éste instrumentalizara la sociedad para cometer delitos. Y la verdad es que José no sería responsable penalmente, porque de conformidad con el artículo 37 de nuestra Constitución Política la pena no trasciende de la persona del delincuente.

La responsabilidad penal del prestanombre solamente podría surgir si José —el testaferro— tuviera algún grado de participación en la comisión de delitos; de si por ejemplo, José hubiera sabido que el dinero que Juan le entregó para comprar la casa a Pedro o para suscribir y pagar las mencionadas acciones provenía de actividades delictivas. De no ser así, el testaferro —José— no tendría ninguna responsabilidad penal.

La Prensa – Opinion – Naturaleza del testaferro.

About these ads

7 comentarios to “-España- La Prensa – Naturaleza del testaferro”

  1. Pilar Aguilar Says:

    Agradecería me comentaran que debo hacer para que un piso de mi propiedad que se puso a nombre de mi marido por unos problemas y se hizo un mandato sin representación, ahora que debo hacer para tener la propiedad.
    Gracias,
    Pilar Aguilar

  2. Anónimo Says:

    me estafaron queriendo trabajar legalmente y me convirtieron en testaferro no se que hacer

    • Abraham Hdz. Says:

      amigo, lo mas probable es que te hallas dejado engañar, generalmente te inducen a imaginar y aceptar que recibirias buenas ganancias, sin aparente rersponsabilidad, tiene solucion tu problema dependiendo de cuanta culpa quieras aceptar y romper juridicamente con todo vinculo de ese contrato, te recomiendo a mi maestro de maestros que nos previene de todo mal… Jesucristo.

  3. Anónimo Says:

    No deja de ser una “DESVERGÜENZA”. Esto lo utilizan los empresarios deshonestos(casi todos) para evadir impuestos. Se ha desvirtuado esta figura jurídica. ¿Por qué no se toman medidas?

  4. Luis Valqui García Says:

    Uno puede hacer el papel de testaferro en el buen sentido de la honestidad e integridad. El problema es cuando pueden usar el nombre de uno para delinquier, en el sentido de evadir impuestos al Estado. Digo esto porque muchas veces uno da su nombre para el buen uso, pero de ahi a que se hagan las cosas rectamente. Ese es el problema.
    .

  5. Luisa Says:

    Un testaferro puede “traicionar” al mandatario, pero con ello incurriría en incumplimiento del contrato de mandato que les une, lo que permitiría al mandatario ejercitar las acciones legales pertinentes exigiendole el cumplimiento.

  6. maria Says:

    ¿puede un testaferro traicionar a su mandatario?
    ¿de que manera podria hacerlo?
    ¿tiene que confiar el mandatario plenamente en su testaferro?

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s